La Navidad sin nacimiento no tiene sentido

La Navidad es una época en la que se rescatan los valores humanos, la gente busca el amor y la
paz, las familias se reúnen, los amigos se refuerzan y el mundo se detiene para convivir con sus
seres queridos… Esto es la teoría, pero ¿qué pasa realmente en las épocas navideñas?  

En estas épocas navideñas tenemos la costumbre de pensar en lo que nos ha ocurrido en el añ
o, vemos con tristeza ciertos acontecimientos pasados, metas sin alcanzar y un sin fin de
acciones o recuerdos poco alentadores que nos llevan a terminar el año como una batalla
perdida y con poca ilusión de ser mejor, para comenzar el año con nuevos o los mismo propósitos del año pasado para cambiar. Cargamos con un pesar y una añoranza por el tiempo
perdido durante el año. Pensamos en lo que hemos perdido sin necesidad de recordar lo que  hemos ganado y agradecer las oportunidades del año. Los horóscopos se llenan de mensajes
“positivos” prometiéndonos que en el año siguiente si va a ser nuestro año. 

Es temporada de caza, si, de caza, nos encontramos cazando el regalo perfecto para que enmendar nuestras faltas o reavivar la relación, sea como sea, con culpa, sin culpa o porque te
tocó en el intercambio, terminamos por perder el sentido del obsequio y el detalle con tal de quedar bien.  

El consumismo toma el poder de la época navideña para vendernos cualquier cosa con la
excusa de ser ‘el mejor regalo’, el tamaño importa, el costo también. Incluso no dicen con
actitud retadora ‘demuéstrales que los quieres…’, etc. Nos encontramos entre batallas de precios, las ofertas abundan y el chantaje comienza a hacer efecto: “vente, es época de
celebrar”, “no seas grinch”, “Ándale, es la única vez del año en la que nos vemos”, etc.  Por otra parte, la violencia en las calles está a flor de piel, la gente tiene prisa de llegar a sus compromisos: posadas, cenas, Intercambios, comprar regalos, irse de viaje, hacer la cena… Piénsalo, ¿Cuál es la necesidad de regalar cosas, hacer cenas, cantar posada, estar en una época de
paz y amor?  

El mundo se voltea de cabeza para lograr llegar u cumplir con los preestablecimientos sociales
que llevan a un empobrecimiento de nuestra actitud y terminamos perdiendo lo más
importante en el mes de diciembre: la época de paz y amor brindad por el único ser capaz de
hacerlo: EL NIÑO DIOS.  

Podrán llamarme Grinch (caricatura del Dr. Seuss acerca de un personaje que odia la Navidad),
pero si nos damos cuenta, en el fondo, muy en el fondo, la Navidad no tiene sentido alguno
sin su personaje central: Jesús.

Si no hubiera nacido en Belén Dios hecho hombre, no habría necesidad de hablar en torno a
una época de paz, como ya lo dije, la paz y el amor en sociedad brillan por su ausencia. Probablemente en casa lo vivimos, pero si salimos a la calle, esto no funciona.  

Quien tiene paz, la da. Entre tanto consumismo, fiestas y eventos sociales, parece que se pierde
rodo el sentido de una blanca navidad, llena de paz y amor. Porque nosotros como sociedad no hemos procurado vivirlo desde el inicio del año, por lo que no somos capaces de darlo a los
demás durante 30 días cada año.

Y qué hablar de las fiestas de la Iglesia, nos da una pereza y pensamos que interrumpe el ritmo
de nuestras celebraciones, sin pensar que es por Él por quien todas nuestras celebraciones son
lo que son. Pero parece que ya no nos importa, porque estamos sumergidos en la fiesta y nadie
sabe que el festejado es ignorado. Trae a Jesús a la fiesta, festeja con Él la Navidad, no metas tu
pie en celebrar, porque es por Él por quien debemos que una vez al año la gente reflexione su
vida y busque mejorar.  

Comienza por agradecerle tu vida, el año que acaba de pasar y los que siguen. Búscalo dentro
de ti, al niño Jesús para que te de paz y alegría, que es con esa con la que lograrás vivir una
Navidad auténtica y no fingida o forzada. Evitemos ser esclavos de la mercadotecnia, no regalemos cosas, mejor regala tiempo, tomemos tiempo para ver a quienes no hemos visto, hacer una llamada a quien no hemos frecuentado, ir a comer con los que queremos y
platiquemos de nosotros.  

La Navidad es una fiesta cristiana, quienes creemos en Cristo debemos agradecer que ha
nacido, y que es por Él que celebramos una época de paz y amor, sino entonces nuestra fiesta
se vuelve hipócrita y sin sentido en donde todos fingimos ser felices una vez al año. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s